martes, 12 de enero de 2010

DIÓGENES ARISTÓBULO TRONCONE SÁNCHEZ v/s El Negro Maury




En el año escolar 1940-1941, el Padre Enrique Ubierna, respetable sacerdote de la Congregación de los Hermanos Paúles, fundadores del Colegio "La Milagrosa", cuya primera sede estuvo en la calle "Constitución", frente al taller de mecánica de bicicletas del "Pichate" Palermo y de la familia Contasti Arreaza, ordenó un trabajo de composición sobre la luna, en su condición de catedrático de Lenguaje y Español, a los alumnos de Tercer Grado.

El Negro Maury consultó con su familia y no supieron resolver el problema. Diógenes Aristóbulo Troncone Sánchez, el antepenúltimo de la lista solicitó ayuda a dos catedráticos muy serios y muy bravos: el Padre Casado, profesor de Aritmética y Geometría, y al Padre Cámara, maestro de Ciencias Biológicas, cura nervioso porque había sido artillero en la Guerra Civil Española. Ambos coincidieron en la misma respuesta:"No seas cazurro! Escribe sobre la Luna. Di algo de la Luna. Ve la Luna". Al final de mes, apareció el nombre de Diógenes Aristóbulo Troncone en la cartelera en el Cuadro de Honor por su Composición: "La Luna es Amarilla".

II
En el Liceo "Peñalver" en el período lectivo 1945-1946, el Director Mario Briceño Perozo, actual Director del Archivo de la Nación, invitó a todos los alumnos peñalverianos a concursar sobre una biografía del epónimo del liceo. El cazurro Diógenes Aristóbulo Troncone Sánchez, solicita ayuda de acuerdo a las bases del concurso, a Manuel Alfredo Rodríguez, estudiante largirucho y orador político, ídolo de las "pavas" de todos los cursos, quien responde tajantemente: "Negro no te metas en eso. Tú no sabes escribir".
El concurso lo ganó Luis García Morales que ya se vislumbraba como poeta y humanista.

III
En 1963, con motivo de celebrarse en 1964 el Bicentenario de la fundación de Ciudad Bolívar, la respetable Logia Mazónica "Asilo de la Paz No. 13", llama a todos los escritores de Venezuela a un concurso literario-poético. El Negro Maury, ex-alumno de historia del Dr. Mario Briceño Perozo, le manifiesta la intención de participar en el certamen. El Director del Archivo de la Nación da un consejo reconfortante: "Escoge como tema una biografía sobre Juan Bautista Dalla-Costa. Poco se ha escrito acerca de este ilustre civilista guayanés. Ten cuidado!. Manuel Alfredo Rodríguez va a concursar. Estuvo aquí y me lo manifestó".
En 1964 el veredicto es a favor de Manuel Alfredo Rodríguez: ganó el Primer Premio. Diógenes Aristóbulo Troncone Sánchez obtuvo el Tercer Premio.

IV
En 1976, la Escuela de Historia de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela, abre un concurso para celebrar los 15 años de la publicación del periódico republicano "El Correo del Orinoco", el 27 de Junio de 1818. El Negro Maury escribe una monografía y se la entrega al profesor de historia Julio Febres Cordero para las correcciones históricas y de estilo. Don Julio después de la revisión, a la semana siguiente dijo sentencioso: ''Me llena de satisfacción que un alumno mío participe en este concurso con un buen trabajo. Excelente monografía, pero va a perder, el concurso lo ganará Manuel Alfredo Rodríguez". Y ganó el Primer Premio. Diógenes logró Mención Honorífica. Años después El Negro Maury amistosamente preguntó por qué Julio sabía que ganaría Manuel Alfredo y dijo socarronamente: "Negro, Julio me asesoró y te asesoró, ya conocía las dos monografías y por supuesto valoró una y otra. Eso es todo, históricamente".

V
Cuando Francois Sagan publicó su malograda novela "Una Cierta Sonrisa" en la década del 50, la pretendida novelista francesa vendió millones de ejemplares y El Negro Maury que había escrito tres novelas, las quemó decepcionado y se dijo a sí mismo: "Si Francois Sagan es novelista, Diógenes Troncone llegará a ser el Papa Negro". La sifrina escritora francés fracasó como novelista, jamás ha publicado algo meritorio y Diógenes Troncone nunca ha sido ni monaguillo blanco. Cuándo?

VI
Qué ha sucedido entre Diógenes Aristóbulo Troncone Sánchez y El Negro Maury? El mismo personaje ha dedicado 45 años de su vida a la educación y el mismo personaje no ha sido escritor a tiempo completo.

VII
Escribir es una vocación. Escritor es una consagración. Las letras tiene varias dimensiones: La literatura, la poesía, el ensayo, el periodismo y la historiografía y por supuesto, el cuento. Un escritor necesita sentirse cómodo en una o varias especialidades y dedicar horas al trabajo intelectual. No se puede ser escritor a ratos. El sentido ético de la vida que es la responsabilidad de ser escritor, la lectura y la cultura en general, enmarcan el habitat o el entorno de una persona dedicada al trabajo intelectual, sin embargo, sea cual fuere el campo de la creatividad y de la producción, sólo hay una dimensión: escritor.
Sentarse a escribir cuesta mucho trabajo y como dice el cuentista Adriano González León: "Una vez que me siento en la máquina de escribir, todo es fácil, las ideas vienen en torrente, pero lo importante es sentarse".

VIII
Diógenes Aristóbulo Troncone Sánchez y El Negro Maury es un binomio intelectual, si vale la expresión, pero es un hombre inívoco, igual, lo mismo. Diógenes por la vía de la partida de nacimiento, El Negro por la condición de ser hijo adoptivo de la familia Maury González de Ciudad Bolívar. Y como se dice, el escritor se hace escribiendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada